domingo, 27 de febrero de 2011

lustful ecstasy

Espero que no rompas ningún lazo por mí. No quiero que pongas en juego cualquier plan de felicidad a largo plazo por un repentino estado de embriaguez emocional, por muy intenso que sea. Porque esto no es más que una borrachera. Se te olvidó rebajar el deseo con un poco de juicio, y se te subió a la cabeza. Se nos subió a la cabeza. Pero en el fondo, los momentos vividos desde aquel chispazo hasta ahora no han sido más que un espejismo onírico. Y yo sé que tú quieres creer que esto es real, que merece la pena seguir manteniendo una sonrisa inerte al alcance de una recompensa pasajera, de un desahogo temporal. Pero cierra los ojos un momento, e intenta materializar tus sentidos allí donde son requeridos, allí donde son reales. Esa es mi última petición. Que cierres los ojos, pero que no te duermas; que seas capaz de mantener un equilibrio entre los dos polos que están imantando tu cuerpo en este mismo momento; que camines sobre la cuerda sin red, y que no te caigas. Que te mantengas así hasta que se pasen los efectos anestésicos de esta noche. Y que, cuando toda tu esencia despierte de nuevo, te des cuenta de que tengo razón, de que de aquí a unos meses tú y yo no seremos más que un recuerdo difuso, una sombra vaga, una silueta sin forma que aleteará sin vida sobre los campos neuronales de tu memoria, hasta desaparecer. 

Ahora abre los ojos, mírame y dime que no me equivoco. De lo contrario, vamos a necesitar ayuda.

7 comentarios:

Piña dijo...

Me encanta :)

Piña dijo...

En serio, me gusta mucho, creo que ya es la tercera vez que lo leo xDDD

patrixam dijo...

qué bonito! =)

Ce_nizas en el aire dijo...

Mola, sí. Damn!

Duna Loves dijo...

Wow!
Seamos lo que seamos cuando esto se acabe,
la borrachera nos encanta :)

Lilith dijo...

Dios, adoro este texto, de verdad. Y la música... simplemente genial.
Te sigo!
Y pásate por mi blog si tienes un ratejo ;)

Un placer!

Mandarina López dijo...

Confieso que he pulsado el botón de reproducción del vídeo unas 3 veces y he releído el texto. Me ha encantado.