martes, 21 de diciembre de 2010

Generación Ryanair

Ayer, después del duro trabajo con la maleta, me presenté por fin en el aeropuerto de Charleroi. Había conseguido meter 17 kilos en el equipaje de mano, porque no quería facturar. Aún no sé como, pero llevaba varios libros, una cámara reflex, una mochila, ropa, ocho cajas de chocolate, el portátil y todos los cables. Me sentí muy feliz al ver que pasaba el control de equipaje de mano sin problemas. Un rato después me cancelaron el vuelo debido al temporal de nieve.

Parece que la gente se empeña en culpar a Ryanair, pero lo cierto es que no podemos culparles de que nieve. Pero como en Bruselas, donde no nevaba tanto, los vuelos sí salieron, podemos culparles, por ejemplo, de no saber elegir buenos emplazamientos para sus aeropuertos.

Es lo que tiene pertenecer a la generación Ryanair, que corres riesgos.

Afortunadamente, hoy he podido volver a casa.

2 comentarios:

Cuentasueños dijo...

Lo he vuelto a hacer! Lo siento, no he podido resistirme!

Ya estas aqui :)

Ce_nizas en el aire dijo...

jajajaja qué puta eres, Alba. Deberías haber escrito un anexo añadiendo que los de Bruselas no salieron al día siguiente por falta de anticongelante. Fuck them! Arriba Ryanair!! jajaja