domingo, 19 de diciembre de 2010

Chocolade


Son las 2.38 a.m., mañana vuelvo a casa y aún me encuentro en medio de una lucha encarnizada con mi equipaje. 
Hoy he llegado a la conclusión de que si mi Erasmus acabase hoy, volvería del campo de batalla bastante satisfecho. En tres meses he tenido tiempo de aprender, de experimentar, de descuidar mis estudios. En definitiva, de vivir.
Pero afortunadamente aún quedan algunas bases para completar esta carrera.  

No siempre se cumplen 21 años en Bélgica.

1 comentario:

Cuentasueños dijo...

Pero qué guapo eres majo!