sábado, 20 de marzo de 2010

500 days of Summer.

"Las tarjetas de felicitación, las películas y el pop solo potencian mentiras y corazones rotos"

Hacía tiempo que quería ver esta película, y la verdad es que no se por qué, porque no conocía el argumento, pero me atraía de alguna forma. Ahora lo he entendido todo. El caso es que ha resultado ser sorprendentemente buena. Una clara evidencia de que las comedias románticas (si se la puede calificar así) no están predestinadas al fracaso y a las duras críticas. El narrador ya te avisa de entrada de que "es una historia de chico-conoce-a-chica, pero no es una historia de amor", para que tengas la oportunidad de echarte atrás si quieres, y podemos presuponer que no tiene un final feliz. La película tiene una estructura original, y cuenta con varios puntos graciosos; el jugar a los matrimonios en Ikea, el baile de la mañana del día siguiente o el juego de "pene"; que, sin embargo, no la hacen caer en el absurdo de otras películas de temática "similar". Tiene una estupenda banda sonora, encabezada por The Smiths, y varias alusiones a los Beatles. Dos de las cosas que más me gustaron fueron: el personaje de la hermana pequeña de él, que irónicamente hace el papel de hermana mayor y consejera amorosa, y el juego temporal de expectativas-realidad. Bueno, eso, y lo fácil que es aplicarse la peli autobiográficamente, como bien demuestra su introducción: "Lo siguiente una obra de ficción, cualquier parecido con algún personaje vivo o muerto es pura coincidencia. Especialmente tú, Jenny Beckman, zorra."

Y es que el que a una chavala mona le guste la misma basura friki que a ti no la convierte en tu alma gemela.





Realista. Y dulce, a ratos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

So please, please, please... grandisima banda sonora :D

Piña

Frusly dijo...

La vi este mismo viernes y me pasaba algo similar. No sabía por qué quería verla porque esa temática no me suele llamar la atención pero tenía algo que te hacía sentir curiosidad. Y está claro. Es buenísima. Me encantó el papel de la hermana pequeña y también el final. Una joyita, no se debería de dejar pasar. Sorprende, sin duda.

Un abrazo, Hugo.