sábado, 21 de noviembre de 2009

[...]

Podíamos correr un millón de horas, sin dormir, sin comer, tan solo respirar.

Un primer plano de tu boca roja como el vino, y riendo pisabas tu reflejo en un charco de cristal.

No hay comentarios: