miércoles, 21 de octubre de 2009

Lost in traslation.

Después de un botellón de 48 horas, de rehabilitar el piso para que volviera a ser habitable, de hacernos de útiles necesarios para la vida diaria hogareña (vamos, que no teníamos papel higiénico), después de volver a la vida, a la piscina, después de haber estado sin Internet cinco días porque teníamos una plaquita bajada, después de que haya tenido que venir un señor de telefónica a subirnos la plaquita y reírse de nosotros en vez de cobrarnos 70€ por venir. Después de todo eso... ¿qué pasa después? La vida sigue igual, creo. Bueno, ahora huelo un poco mejor. Y el piso también.



El sábado vi Lost in traslation. Me advirtieron que la primera vez no me gustaría. Efectivamente, me parecía insulsa, lenta y aburrida (también influyó que tenía sueño). Y como no me apetecía verla una segunda vez, me dediqué al día siguiente a relacionar frase por frase con el título de la película. Y le encontré sentido. Y me gustó. Y lo peor de todo es que me sentí futuramente relacionado.

A todo esto, que ganas de que empiece Lost.

2 comentarios:

Piña dijo...

No, la primera vez no gusta. Como todas... jajaja

Ahora me estoy enganchando a Flashforward, pero quiero que empiece lost, que es en realidad la única q me gusta :(

David SPF dijo...

Tienes Blog y yo no lo sabia!! ohhh, bueno, entonces ahora quizas te comente de vez en cuando!


Lo del transiberiano ha de molar, lo peor es llegar al destino y decir..."Bueno, y ahora... pues vamonos de vuelta, no?" jajaj pero te tendre en mis pensamientos!!