jueves, 20 de agosto de 2009

Empieza a cuestionarse ciertas cosas. Algo que se empieza no siempre se tiene que acabar. O, mejor dicho, no siempre tiene que tener un final concreto. Empiezo este libro, y en dos dias me lo acabo. O empiezo esta película y en una hora y cuarenta y cinco minutos la acabo. O empiezo una relación y en dos meses la acabo. Y cuenta las páginas, los minutos, los días. Empieza a cuestionarse si este tipo de cosas realmente las disfruta, o son solo un medio para un fin, que es acumular vivencias. Porque piensa que vivir es eso, acumular vivencias. Y no puedes revolotear mucho tiempo alrededor de una misma vivencia, porque te quita tiempo de experimentar otras distintas. Empiezas un libro y ya piensas en cuál leerás después. Pero con las personas es distinto, no puedes pensar quien será tu próximo mejor amigo, o tu próxima novia, o tu próximo marido. Eso denota cierta frialdad, al menos en apariencia. Empieza a pensar que cierto miedo le empieza a rondar, miedo a que una de esas vivencias le persiga durante más tiempo del que pensaba, y le corte las alas hacia nuevos caminos. Un libro puedes dejarlo en standby, y retomarlo cuando te veas capaz. Pero con una persona es distinto, porque no te esperan en un estante. Mientras se va dando cuenta de estas cosillas siente un hormigueo por debajo del ombligo, y piensa en ese futuro incierto.

2 comentarios:

Bichu dijo...

Muy de acuerdo con el texto. Pero recuerda que aunque pensar en las próximas personas que querrás sea frío, no quiere decir que esa persona no pueda querer igual que cualquier otra, simplemente es otra forma de ver la vida.

PatriX dijo...

No puedes vivir en el futuro ni en tener una vida llena de miles de cosas...tienes que vivir en el presente, eso sí, siendo consecuente.
Y si te gusta el presente, sigue en ese presente...si algún día se tiene que acabar, ya se acabará y vendrá otra cosa/persona; y si no, pues mejor, no por estar rodeado siempre de lo mismo no puedes vivir miles de cosas distintas.


Quizás tengas una vida más llena de vivencias así que pensando en tener que hacer miles de cosas y no disfrutar sinceramente ninguna.

Agur!