martes, 3 de marzo de 2009

Todos temblando.

Partimos de un bus que se aleja, para llenar nuestras cabezas con recuerdos de lo que serán dos días memorables. Empezando por conversaciones filosóficas a cualquier hora del día, vueltas a la infancia que nos hacen ver que somos más valientes de pequeños, supongo que debido a la ignorancia del peligro. Riesgos con picante tras horas de retraso. Despertar enlentecido, con campanas sonando en tus oídos, para pasar una gran noche en buena compañía, disfrutando después de horas de música dándolo todo (y cuando digo todo, es todo). Pasando una tarde de socialización balconil con la gente local, para acabar encontrando el camino hacia el bus que nos llevará.

Y luego la emoción.

¡Es que así da gusto viajar!

2 comentarios:

PatriX dijo...

Se te ve especialmente contento con tu último viaje ^^

Eso es bueno :).

David SPF dijo...

Hugo!! vistame XDXD y comentame XD