jueves, 6 de noviembre de 2008

Enjoy yourself

Vagamente le susurró al oído algún detalle de aquellas historias que con complicidad compartían. Sin quererlo, asomó una fugaz sonrisa en su rostro, que tímida y velozmente escondió al instante, ya que no quería enrarecer el mágico silencio que habían creado.

Sin romper el silencio, pusieron su canción favorita, cuyas notas se expandieron a sus anchas, meciendo sus sentidos al ritmo de ellas. Con la última nota, la puerta se abrió. Llegaba compañía, que animadamente se unió, aspirando las mágicas notas de optimismo que aún vibraban en el ambiente, para así, disfrutar de lo que algunos llaman amigos.

1 comentario:

albita265 dijo...

tu en tu linea...me encanta ;)