viernes, 9 de mayo de 2008

Pseudoporretas

Porros de lechuga sin aliñar, porros de tila, porros de espidifen que echa burbujitas cuando lo prendes, porros de café que se condensa y rayas de colacao. Eso juntado con chupitos de Efferalgan y de licor café, a la vez que escribimos nuestros nombres en el suelo con desodorante y le prendemos fuego.

Todo eso puede materializarse en mi habitación un jueves por la noche. Y de hecho lo hizo ayer, cuando algunos queríamos dormir, y en lugar de eso nos recorríamos la residencia buscando un filtro. He de decir que pese a todo sobrevivimos, aunque esta mañana he dormido hasta la hora de comer.

Pero era necesario, así esta noche aguantaré hasta bien tarde en la fiesta de la residencia, la última, esa que soltará un tufillo a despedida, pese a que quedan dos meses de curso. Parece mentira que queden solo dos meses para acabar mi primer año de universidad. El primero de cinco. Como todos se pasen así de rápido...

2 comentarios:

Hugo Nakamura dijo...

Pues arrea majo, que estás ya en quinto.

Hugo Nakamura dijo...

Hijo, no eras más cursi porque no entrenabas, por dioh.